This website cannot be viewed properly using this version of Internet Explorer.

To ensure your security while viewing this site, please use a modern browser such as Chrome or update to a newer version of Internet Explorer.

Download Chrome (Made by Google)
Update Internet Explorer (Made by Microsoft)

A A A
ADA ADA symbol

Twelfth Judicial District Court

Tribunal del Decimosegundo Distrito Judicial

English Español

Desde la creación del primer Tribunal de drogas en el Condado de Dade en Florida en 1989, los programas del Tribunal de drogas se han extendido a todos los estados de la Unión, y ahora superan la cifra de 1600 en toda la nación.

Estos programas se han extendido con tanta rapidez y en tal medida debido a sus extraordinarios resultados en la reducción de la reincidencia de infractores con adicciones. Hay más de 28 Tribunales de drogas en funcionamiento en Nuevo México, con un índice de éxito aún mayor que el promedio nacional, y los líderes de los poderes legislativo, judicial y ejecutivo del gobierno han expresado su firme apoyo a favor de un crecimiento continuo de estos programas singulares.

En el Duodécimo Distrito Judicial tenemos la fortuna de contar con Tribunales de drogas para adultos y para menores, que atienden a adultos, menores y familias en los condados de Lincoln y Otero. Un Tribunal de drogas es un programa judicial especialmente diseñado, que se enfoca en delincuentes cuyas comparecencias (con frecuencia repetidas) ante el sistema judicial penal se deben a un problema subyacente de abuso de sustancias. El Tribunal de drogas es un programa multidisciplinario, impuesto y supervisado por el Tribunal, para el tratamiento de abuso de sustancias. Los Tribunales de drogas combinan el tratamiento intensivo de pacientes externos con pruebas rigurosas de detección de drogas y un seguimiento intensivo en la comunidad para eliminar los comportamientos adictivos y, de esa manera, reducir la probabilidad de que las personas reincidan. Los programas de los Tribunales de drogas también fomentan el logro académico, el empleo remunerado, la participación familiar y la vida moral. Los participantes de los Tribunales de drogas reciben incentivos o sanciones de acuerdo a su progreso y cumplimiento, y se les reconoce en una ceremonia de graduación una vez que completan el programa.